martes, 20 de mayo de 2014

.....Y la Garza blanca se volvió gris.


.….Y la Garza blanca se volvió gris.

Hacía unos días que no me acercaba por el Bernesga. Desde la riada de Abril, la Garza blanca (Ardea alba) se había marchado definitivamente aunque su lugar de pesca fue ocupado de inmediato por sus parientes las reales (Ardea cinerea). Después de que publiqué mi entrada "Garceta grande en León" estuve fotografiando a este bonito ejemplar de Garceta grande o Garza blanca varias veces más a lo largo de los meses que pasó con nosotros.




Estaba tan integrada en la ciudad y con la gente que incluso pasaba ratos dentro del Parque de Quevedo que está al lado del río.


En cuanto a pescar, la vi hacerlo incluso con el río totalmente barrado, era un espectáculo verla capturar peces con un porcentaje de fallos inferior al 10%.


En aquellos días, cuando estaba la Garceta grande, varias veces fotografié hasta a dos Garzas reales que estaba “al quite” para intentar robar la pesca a su pariente, aunque la verdad nunca lo consiguieron, pues la misma habilidad que demostraba pescando, la tenía para esquivar a sus perseguidoras.

Como he dicho fueron muchas las capturas que pude observar y fotografiar. Su sistema de pesca siempre era el mismo: se acercaba al río, observaba, cogía un pez (siempre eran bogas) lo tragaba y volvía a descansar, después ya no volvía a pescar en un buen rato.

Aquí van alguna de esas capturas y todas son diferentes.










Aunque permaneció con nosotros hasta primeros de Abril, ésta fue la última foto que la saqué pescando.


Ayer pude observar que la “sustituta” no se conformaba con una sola captura, en una hora recorrió el río desde cerca de la pasarela pequeña debajo del puente de San Marcos, hasta el azud que está por encima del Hostal. En ese tiempo capturó cuatro peces y fallo una vez.




Su sistema de pesca, aunque similar, era mucho menos fino que el de su antecesora. Los peces que capturó  eran bastante más pequeños, excepto el tercero, y fueron los siguientes: Un gobio,






Una bermejuela,


Un chapuzón sin resultado,


Un barbo, por cierto que la costó bastante sacarlo, y tuvo que meterse entera debajo del agua para conseguirlo, aunque parece al principio que lo tenía dominado, la costo 20 segundos sacarlo a la superficie.








Finalmente cogió otra bermejuela.



Esta captura fue la última que vi, aunque la Garza seguía pescando.

En el tiempo que estuve siguiéndola la saqué bastantes fotos, ya que al menos para mi no es fácil fotografiar tan cerca a una Garza real pescando.

Durante la espera entre captura y captura, fotografié a este pequeñín, un Carbonero garrapinos (Parus ater) que tenía el nido en uno de los agujeros del muro al lado de donde yo estaba y que durante todo el tiempo estuvo trayendo comida sus pollos.



Ha sido una hora bastante aprovechada, espero que os haya gustado. 

Hasta la próxima.


  

5 comentarios:

  1. Muy buenas fotos de estas habilísimas pescadoras!
    Me gusta el blog; muy completo y de gran calidad, enhorabuena!
    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Peio, me alegro que te haya gustado.

      Saludos

      Eliminar
  2. me parece imposible que en leon tengamos especies tan bonitas,,,,,¡

    ResponderEliminar
  3. Bonitas fotos. Hoy nuestra amiga estaba en lo alto de un sauce en el Parque de Quevedo, y aunque sólo he reparado en ella hace un par de años, por toras fotos de flickr y blogs he visto que lleva con nosotros por lo menos desde 2007. Salu2

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. El ver pescar a estas aves es una experiencia fabulosa, esperemos que la presión humana no la desplace y podamos seguir disfrutando de sus habilidades.
      Saludos.

      Eliminar