viernes, 8 de mayo de 2015

El Críalo europeo


Hace unas semanas tuve la fortuna de ver el comportamiento
de una pareja de Críalos europeos. Estas aves no son muy comunes en el norte de nuestra Península por lo que siempre llaman la atención, no solo por su aspecto y por su canto potente y estridente, sino también por tener un comportamiento "especial" a la hora de reproducirse. 


Ocurrió mientras paseaba por el camino de un pequeño bosque de encinas y robles, allí pude ver como un Críalo estaba buscando algo por el suelo, que finalmente resultó ser una oruga.


Cuando la cogió, en vez de comérsela se dirigió a un roble próximo donde estaba posado otro Críalo que yo no había visto.


Se posó en una rama próxima y exhibió su trofeo. De inmediato me di cuenta de que se trataba de una pareja, aunque su plumaje apenas les diferenciaba.


Pude ver que el primero era el macho y el que estaba en el árbol era la hembra.


Él se dirigió con su presente a la rama donde estaba la hembra y se lo ofreció. Ella adopto una postura que debía de indicar que lo aceptaba, ya que el macho la cubrió de inmediato y mientras la cubría la entregó delicadamente el regalo.




Después se separaron y permanecieron unos segundos juntos, ella se comió la oruga y se fue, mientras que el macho siguió un buen rato alrededor de donde yo me encontraba permitiéndome tomar algunas fotos más.




A la pareja aún la queda un trabajo que realizar y no se trata de hacer el nido e incubar sus huevos para sacar adelante a los pollos, ya que estas aves parientes de los Cucos tienen un comportamiento similar al de ellos. Ahora solo les queda localizar un nido de córvido, en este caso seguramente de Urraca, y parasitarlo destruyendo la puesta y dejando la suya en su lugar.

Los padres adoptivos incubarán y sacarán adelante a los pollos, que por cierto tienen un plumaje más llamativo que el de los adultos, y en cuanto los jóvenes Críalos puedan abandonar el nido se unirán a sus congéneres. 

A finales de verano los Críalos europeos se dirigirán a sus asentamientos en África para pasar allí el invierno, regresando a finales del invierno para repetir el proceso.


Las fotos están realizadas al mediodía y las sombras las fastidiaron bastante, las ramas del roble tampoco ayudaron con la posición, pero la verdad es que me apetecía compartir esta experiencia  que espero os haya gustado.

Hasta la próxima. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario