sábado, 6 de mayo de 2017

Buscando la foto


Continuaré desarrollando la entrada con la que empecé este año y que trataba
sobre la fotografía desde un hide.

Dentro de la fotografía de Naturaleza  y cuando nos dediquemos a tomar fotos relacionadas con animales, la mayoría de las veces nos enfrentaremos a modelos muy inquietos por lo que normalmente tan solo dispondremos de unos segundos para realizar la toma.



Quizá unos de los modelos más asequibles para tomar fotos de animales salvajes sean las aves, pero también ellas son quizá los modelos más difíciles si buscamos una foto que se diferencie de las demás.


Nuestras herramientas para conseguirlas, además del equipo, serán las derivadas de aprovecharnos de la necesidad más básica de nuestros elegidos, es decir, la alimentación. Comida y agua serán suficientes bien utilizadas para atraer a nuestros modelos, aún así y sobre todo con la comida, nunca deberemos interferir en su forma habitual de alimentarse, solamente debemos atraerles con "golosinas" que les llamen la atención. 


En cuanto al agua siempre les servirá de ayuda en pleno estiaje, y nos deparará ocasiones especiales como la de ver a este Ruiseñor cantando mientras toma su baño.


Pero si además la fotografía es sobre el grupo de las Rapaces la cosa se complicará más aún. A esas fotos diferentes sobre nuestras Rapaces vamos a dedicar esta entrada,


En fin, todo comienza buscando el animal que quieres fotografiar, lo cual tiene su dificultad, pero subsanable si tienes unos conocimientos básicos de las especies de tu entorno. Luego hay que buscar el sitio adecuado para fotografiarlo y aquí la cosa se complica, tiene que ser discreto, tener buena luz, tener buen fondo.......conseguir todo esto no es ya tan fácil, pero aún queda lo más difícil que es que el animal escogido venga a "posar" para nosotros.



Paralelamente iremos montando un pequeño escondite (hide) en el que entremos con nuestro equipo, pues allí pasaremos muchas horas, y dependiendo de la estación soportaremos temperaturas de muchos grados tanto positivos como negativos esperando que nuestros elegidos aparezcan. Cuando después de semanas de trabajo lo has conseguido y tomas la foto, la satisfacción obtenida compensará todo el trabajo realizado y las penurias soportadas.



Conseguir un primer plano, una entrada a un punto determinado, una interacción entre dos individuos de la misma o diferente especie, la captura de un vuelo......cualquiera de estas cosas significará la culminación  de un laborioso trabajo que muchos fotógrafos que hacen este tipo de fotografías solo en hides industriales desconocen.










Dentro de este tipo de fotos hay unas que no me cansaré nunca de hacer, se trata de conseguir fotografiar la entrada de cualquier ave rapaz a un posadero o simplemente al suelo, y solo tenemos dos maneras de conseguir esto, la primera es buscar el lugar al que ellas tienen querencia y adaptarnos a él, lo cual es complicado pues normalmente recelarán y abandonarán el sitio, por lo que resulta mucho más interesante el intentar preparar un determinado lugar de forma que a nuestros protagonistas les guste y se dirijan a ese sitio en concreto, bien sea un posadero o sobre el propio suelo, ya que si ellos acuden, siempre desconfiarán menos que si somos nosotros los que invadimos su espacio.



Dependiendo de la especie de que se trate podremos tomar fotos tan diferentes como la del picado de un Águila real o un Ratonero, el aterrizaje de un Buitre o de un Alimoche, o el descenso de un Aguilucho lagunero o de un Milano, por citar algunos.







Otras fotos interesantes son las que podemos tomar cuando interaccionan dos o más individuos que pueden ser o no de la misma especie. En este caso normalmente suele tratarse de disputas por la comida, y dependiendo de la especie pueden ser extremadamente violentas, pero solo es en apariencia, ya que después de ver cientos de estas confrontaciones nunca he visto salir a uno de los contrincantes malparado.







Seguiremos intentando conseguir nuevas fotos disfrutando del trabajo realizado, buscando, observando y luego preparando nuevos escenarios con nuevas especies con lo que esto conlleva, serán muchísimas más las veces que fracasemos que las que consigamos la foto buscada, pero el disfrutar con todo el proceso está garantizado.


Esto ha sido todo, pero aún quedan muchos más protagonistas cuyas fotos seguiremos buscando, el pelo, las escamas, y mas plumas serán protagonistas de otras entradas futuras. 


Espero que os haya gustado y hasta la próxima.  

2 comentarios:

  1. Vaya fotones!! Enhorabuena!
    no es que me gusten mucho los pides, pero reconozco que para disfrutar las especies de cerca es una buena opción para no molestar a la fauna.

    Un Saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias José Alberto. Lo último que dices es para mí lo más importante "no molestar a la fauna". Respeto tu opinión sobre los hides (si es sobre los industriales estoy de acuerdo) sin embargo para mí la opción del escondite, siempre que esté bien realizada, es la menos invasiva para la observación y fotografía de animales, ya que lo hacemos sobre TODA LA FAUNA, desde un insecto hasta el mayor de los vertebrados, mientras que otros tipos de observación obvian y molestan a otras especies menos interesantes para los que la realizan. Ya sabes, cuestión de opiniones. Enhorabuena por las observaciones que has conseguido y saludos.

      Eliminar