jueves, 21 de marzo de 2013

FUERTEVENTURA (1ªPARTE)


Si hay en España una tierra diferente a la nuestra esa es la isla de Fuerteventura.

Creo que cualquier comparación que se realice saldría diametralmente opuesta, no obstante esta Isla tiene algo especial, ya que desde que la conocimos hace cuatro años, nos ha enganchado, hemos repetido todos los años y nos volvemos a casa deseando siempre volver.


Como digo, desde hace cuatro años tenemos la suerte de poder pasar unos días al año en un pueblecito de la costa del centro de la Isla que se llama Tarajalejo. Es un lugar tranquilo, antiguo pueblo de pescadores y ocupado actualmente por alemanes, daneses, suecos y similares, baste decir que este año en el único hotel que hay aquí y que tiene 170 habitaciones éramos los únicos turistas españoles.


Son muchas las cosas que nos atraen de la Isla, y sería difícil dar un orden prioritario, así que utilizando un tópico pondremos en primer lugar el clima, es una gozada irnos de León con unas temperaturas a bajo 0º C y pasar a 20º C en unas pocas horas de viaje, lo malo es el regreso que suele ser a la inversa. Pero como toda regla tiene su excepción, estas vacaciones vivimos un temporal en la Isla, aunque solamente duró una tarde y una noche, fue bastante fuerte, ya que como se puede ver en la foto, el mar estuvo espectacular, y el viento fue bastante fuerte, la fotografía esta tomada al atardecer. A la mañana siguiente pudimos comprobar que la cosa había ido en serio.

 Otra cosa es la tranquilidad. Parece impensable que en una zona tan turística como son las Islas Canarias podamos encontrar playas enormes, muchas de ellas para nosotros solos.


La de la fotografía es la playa de Garcey, es una de las más bonitas, esta situada entre La Pared y Pájara, y se accede a ella por el lecho de un barranco que hace las veces de camino y que desagua en la misma playa. Esta bastante separada de la carretera y el camino no era bueno, pero se llegaba bien con el coche, sin embargo si este año no lo arreglan quedará solo accesible para los 4x4 ya que el temporal pasado le devolvió su verdadera personalidad y lo dejo convertido en lo que es en realidad: el lecho de un río seco. Esta parte final es una zona frecuentada por Gangas, y este año además había un grupo de gallinas que viven en libertad en la parte final del barranco en una zona de tarajales que mantiene algún pequeño manantial de agua dulce.


Lo mismo ocurre con los espacios interiores, la mayor parte de la Isla está deshabitada y surcada por caminos que te invitan a recorrer esos parajes alternando zonas de desierto, predesérticas, o de lo que allí se denomina malpaís, que son las zonas de lava más recientes. Los núcleos superpoblados que son solo tres en toda la isla (Norte, centro, y sur) te dejan la posibilidad de acceder a la “civilización” y sus ventajas e inconvenientes cuando te apetezca.


El mar es otra de las cosas que atraen, sobre todo en la costa en que estamos que es la más próxima a África, ya que suele estar calmado y con unas aguas calidas y transparentes. Me encantaría poder pescar aquí, pues se ven cantidad de peces, moluscos y crustáceos, pero al no poderlos cocinar me he quedado con las ganas de probarlos y me he contentado con verlos.


La otra costa, la que es océano abierto propiamente dicho, ofrece el aspecto totalmente contrario, un mar inhóspito con olas enormes, corrientes, y remolinos que invita a fotografiarlo y a disfrutar viéndolo pero a una distancia prudencial.


Entre otras cosas hemos dedicado las estancias en la Isla a fotografiar a todo animal y planta que se ha puesto al alcance de nuestra cámara, sin despreciar los imponentes paisajes que ofrecen sus barrancos y playas, así como los edificios que vemos en los recorridos que hacemos. Éste de la izquierda es uno de los más conocidos de la Isla, se trata de la casa Winter. Esta mansión está construida cerca del poblado de Cofete y actualmente está en estado de semiabandono, y para no ser menos que otros caserones esta rodeada de leyendas, como que fue una posible base de aprovisionamiento para los submarinos alemanes, o un lugar donde los oficiales nazis hacían fiestas, o incluso un lugar preparado para que Hitler diese el salto a Sudamérica en caso de irle mal las cosas en la guerra.....

En cuanto a la fauna creo que hemos visto y fotografiado una buena representación de casi toda la fauna que puebla la Isla. Hay pocas especies de mamíferos, y alguna más de aves, casi todas son especies colonizadoras, la mayoría son aves migratorias y/o de paso, aunque los representantes de la fauna autóctona son muy representativos, habiendo incluso especies endémicas de la isla.

Empezando por los mamíferos las especies más abundantes y representativas en la isla son tres: cabras, conejos, y ardillas. Las tres son especies introducidas por el hombre y parece mentira que en un ambiente en el que aparentemente no hay comida se hayan aclimatado y multiplicado de tal manera, que salvo con las ardillas cuesta explicarse que puedan sobrevivir en unos lugares en que la vegetación brilla por su ausencia.


He citado a las cabras, ya que una gran población de ellas, aunque controladas, viven en semi libertad, tal como ocurre en nuestras tierras del norte. Hay otros mamíferos como son ratas y ratones de campo, erizos, y murciélagos, y por supuesto están el resto de mamíferos que conviven con el hombre como gatos, perros, vacas, ovejas, asnos, etc.

Solemos ver a las cabras majoreras (Capra aegagrus) deambular por las zonas más áridas ramoneando en esa especie de gatuñas o aulagas (Launeana arborescens) que parece imposible que se puedan meter en la boca. Este precioso macho estuvo a nuestro lado pidiéndonos comida, incluso en un momento de distracción mientras fotografiábamos a otros ejemplares, este "animalito" metió mas de medio cuerpo por la ventanilla del coche para pedir comida a Mary que estaba dentro, y que por supuesto se llevo el consiguiente susto.


Es un animal que a mí personalmente me llama la atención por dos cosas: La cantidad de colores que tiene parecido a lo que ocurre con algunos gatos, y la otra cosa es el tamaño desmesurado de las mamas de las hembras, que a veces arrastran casi por el suelo. Viendo este tamaño deben de producir una gran cantidad de leche y prueba de ello es que el queso es una de las producciones mas importantes de Fuerteventura. Son desconfiadas, aunque a veces en las zonas o caminos más frecuentados por los turistas, como comentaba con el macho anterior, no dudan en acercarse si las ofreces un trozo de pan o de fruta. En esta hembra podemos ver el enorme reteso que descansa en el suelo, y eso que es de los normales tirando a pequeño.


El habitad más normal donde se desenvuelven estos animales, es el de zonas de semidesierto pobladas de aulagas. La foto está tomada en la península de Jandía, la granja que se ve al fondo está en la ruta que puede hacerse a pie hasta Cofete, por un paso entre las montañas.


Esta otra parece emular a los rebecos, y doy fe de que he visto y recechado rebecos cantábricos y sarrios pirenaicos por sitios mucho menos agrestes.



Algo parecido ocurre con los conejos de monte (Oryctolagus cuniculus) viven en casi todos los sitios, y sabiendo lo glotones que son, aún parece más difícil creer que puedan alimentarse en estas zonas tan pobres en vegetación. En la zona de Jandía a la altura del Risco el Paso y en el pequeño semidesierto que hay aquí, es donde vimos mayor rastro y concentración de estos roedores. Su especto es igual que el conejo de monte peninsular, pero no su capa que en vez de gris como ocurre en el de la península, aquí es rojiza, también su tamaño es algo menor. La foto está tomada en La Pared, y aquí al menos si que había algo de maleza, pues éste estaba entre tarajales y uvas de mar, es una de las pocas zonas en que el color verde estaba presente.


Está foto es aparentemente la misma que la anterior, pero han transcurrido un par de minutos entre ellas, el conejo ni siquiera ha movido una oreja, y después de haber tomado unas cuantas fotos más, y como estábamos a un poco de distancia, empecé a pensar si no sería un muñeco, así que empecé a avanzar hacia él, y no, no era un muñeco, salió disparado hacía la maleza. 



Si hay algún animal que atrae la atención de los turistas por encima de los demás son las ardillas (Atlantoxerus getulus). Como decía al principio, es el único animal que ves que no tiene problemas de alimentación, pues ha sabido explotar su apariencia simpática y conseguir comida de los turistas sin ningún problema.



Abundan de tal manera que se han convertido en una plaga en la Isla, ocupan todos los ecosistemas y según el Cabildo ocasionan importantes daños a la agricultura y a la ya de por si castigada flora de la Isla. Han establecido sus núcleos más importantes cerca de las zonas más frecuentadas por los turistas y no dudan en trepar por tu cuerpo para pedirte comida. Ésta no dudó en asaltar a Mary para pedirla comida. Estábamos en el alto de del puerto que hay que pasar para ir de Pájara a Betancuria en el mirador que hay donde se encuentra la división de los dos términos municipales. Es un sitio típico donde abundan estos roedores, y a pesar de los carteles indicadores pidiendo que no se las alimente, por los daños que causan, la gente, hace caso omiso y es un espectáculo ver las carreras que se pegan detrás de la gente para sacar alguna golosina.

Aquí vimos también otras especies, como la rata de campo, y varias aves más como cuervos que también acudían a pedir comida, y bastantes gorriones que competían con las ardillas para ver quien conseguía llevarse antes la comida. También en esta zona vimos una perdiz moruna que nos cruzó por la carretera, y algún bisbita caminero.


Una de las poses características de esta especie, en este caso un poco más salvaje que la anterior, esta fotografiada en la zona protegida que hay entre la playa de Morro Jable y el paseo que la bordea.


Como vemos la maleza no es impedimento para estos roedores, que además gracias a su cola pueden mantener el equilibrio como si fuesen funambulistas. Esta fotografía también está tomada en Morro Jable, cerquita de donde estaba la anterior. Es una pena que sean tan prolíficos y dañinos para la flora de la Isla, ya que la verdad a pesar de ser unas "ratas con cola peluda", son simpáticas y pasas el rato viendo como se persiguen unas a otras y con que agilidad se mueven por cualquier tipo de terreno.

El año pasado disfrutamos haciéndolas fotos al lado del hotel en Tarajalejo, pero la colonia este año había desaparecido y solamente vimos dos o tres ejemplares al final del pequeño espigón. La primera foto en primer plano es de uno de los componentes de esa colonia.


Esta es otra pose característica de esta especie, cubriéndose con la cola, para mi opinión es la mas fotogénica de sus muchas posturas.



No es muy difícil distinguir los machos de las hembras, sobre todo si los vemos de frente ¿verdad?



En la península de Jandía hemos visto también algún asno africano (Equus africanus) yo no se si son salvajes descendientes de los que antes utilizaban para trabajos de acarreo, o simplemente los han dejado en semilibertad como ocurre con las cabras.

Hay otros grupos que hemos visto pero que no hemos conseguido fotografiar, como son los erizos, que los hemos visto atropellados en los valles donde hay alguna huerta o vegetación de tarajales. Las ratas de campo, que hemos visto entre las ardillas, pero que son totalmente desconfiadas y lo único que ves es una cosa rojiza a gran velocidad seguida por un rabo largo característico, no obstante decir que su aspecto (si exceptuamos la cola) no se parece en nada a las ratas de alcantarilla. Por último hemos visto volar también algún murciélago.

Las aves de Fuerteventura.


Hay cantidad de aves en la Isla, y creo que las hemos visto a casi todas, excepto a la Hubara y al Corredor Sahariano, ya que no hemos tenido medios para adentrarnos en las zonas en que se supone que habitan. Además de las dos anteriores el alimoche o guirre (Neophron percnopterus majorensis) como le llaman aquí componen las tres especies más representativas de la Isla.

No hemos conseguido acercarnos a los guirres, aunque este año hemos visto unos cuantos, pero siempre volando y bastante lejos, para poderlos fotografiar con un mínimo de calidad.

En el próximo viaje tenemos que localizar el comedero que sabemos tienen estas aves, donde les llevan los restos del matadero de Puerto del Rosario, gracias a lo cual, a pesar de seguir en peligro de extinción, parece que se ven más que otros años.

De momento nos centraremos en los que son más pequeñitos y asequibles, ya que nuestros medios son limitados, empezando por la óptica, que no es la adecuada para sacar a estos animales, ya que no me atreví a llevar el 400 mms por las limitaciones de peso en el avión, así que empezaremos por una especie endémica de la Isla: la tarabilla canaria.


La tarabilla canaria (Saxicola dacotiae) cono digo es un endemismo de Fuerteventura, a ésta la fotografiamos en la península de Jandía. Este año no vimos muchas, seguramenbte debido a que es un mes más tarde y ya estaban anidando, pero el año pasado vimos bastantes y repartidas por toda la Isla.

Dentro de las aves autóctonas tenemos varias especies además de las citadas, como el bisbita caminero, terreras, cuervos, camachuelos, alcaudones, palomas bravías, perdices morunas, cernícalos, gorriones, currucas,  gaviotas………….

Algunas son fácilmente localizables, otras no tanto, y otras que a pesar de que son fácilmente localizables, no así el conseguir fotografiarlas, como ocurre con la ganga ortega, el camachuelo, o las rapaces que viven en la isla como halcones, cernícalo, buteo, o el mismo guirre, a no ser que te dediques específicamente a eso o como ocurre muchas veces que tengas la suerte de que se te pongan delante

 Éste es un alcaudón (Lanius meridionalis koenigi) es una subespecie de Canarias y es bastante frecuente verlo en Fuerteventura, posado en algún oteadero. La foto está hecha en Jandía, pero les vimos por casi toda la Isla. no son excesivamente desconfiados y suelen mantener una distancia razonable con el hombre que permite sacarles alguna foto.

Si tuviese que decir cual es el más común de todas las aves silvestres de campo de la Isla diría que es el bisbita caminero (Anthus berthelotii) se puede ver por cualquier sitio y si no fuese por el color se parecería mucho a nuestras lavanderas. Es habilísimo capturando insectos, como se puede ver en las fotos que vienen a continuación.


Aquí le vemos haciendo acopio de insectos, lo que quiere decir que aunque estamos a primeros de Marzo ya están criando. La foto está tomada en la marisma de Morro Jable.



Otra de las aves emblemáticas de la Isla es el cuervo canario (Corvus corax canariensis) este imponente córvido a estado amenazado hasta el punto de estar incluido en la lista de especies en peligro de extinción de las Islas. Los venenos y el abandono de los cultivos han estado a punto de hacerla desaparecer, ahora podemos ver a algunos de estos ejemplares haciendo lo mismo que las ardillas para conseguir comida: pedírsela a los turistas. Personalmente puedo decir que en algún punto desierto de la Isla nos han llegado a tomar la comida de la mano cuando se la hemos ofrecido y con una delicadeza que no va en absoluto acorde con su aspecto.

   
Tienen un plumaje de un negro metalizado muy brillante y un pico de un tamaño considerable, el de la foto superior está graznando proclamando su territorio. 


Pasamos ahora a otra de las aves autóctonas de la isla, de un tamaño mucho más pequeño, pero casi igual de lista en lo que concierne a aprovecharse de los humanos: El Gorrión moruno (Passer hispaniolensis) es muy parecido al de la península, pero con un plumaje más llamativo en los machos, debido al jaspeado negro que les cubre y al blanco de las carrilleras y al negro mate de su pico. Las hembras sin embargo son iguales a las del gorrión común.


Estos paseiformes al igual que los gorriones peninsulares viven en los núcleos urbanos y en cualquier zona poblada, aunque también les hemos visto en los aparcamientos de los miradores para aprovecharse de los restos de comida que dejan los turistas.


En esta foto se ve perfectamente el jaspeado de su plumaje que cubre también el lomo, además este ejemplar tuvimos la suerte de pillarle capturando una mosca.


A continuación van otras aves que hemos conseguido fotografiar, aunque son menos abundantes, o al menos no hemos visto tan a menudo,  como a las anteriores.



Este es un camachuelo trompetero (Bucanetes githagineus) le fotografiamos en la salida del barranco a la playa de Garcey y en el poblado de La Atalayita.



Abubilla (Upupa epops) la fotografiamos en Tarajalejo, aunque vimos varias por toda la Isla



La ganga ortega (Pterocles orientalis) las hemos visto siempre en la salida del barranco a la playa de Garcey donde parece que van a beber agua, pero son muy desconfiadas y no se dejan acercar.


Si hay que elegir la mas abundante de las aves colonizadoras, yo creo que la tórtola turca (Streptopelia decaocto) es la ganadora, ya que pueden verse en gran cantidad en todas las zonas pobladas de la Isla.


Ave usual de parques, hoteles, granjas, y ciudades, esta especie en expansión ha poblado también toda la península y en nuestro caso particular, llevan varios años anidando en nuestro jardín. Allí en Fuerteventura es abundantísima y al contrario que las que viven aquí con nosotros, son totalmente confiadas y no se espantan aunque pases a su lado.


Estos dos pichones fotografiados en Morro Jable están esperando a ver si consiguen quitarles comida a las ardillas que viven en esa zona.

En otro de los jardines, concretamente en el de Costa Calma pudimos ver varios ejemplares de dos especies muy familiares para nosotros: Jilgueros (Carduelis carduelis) y Pardillos (Carduelis cannabina) estos dos cantores parecían estar felices en un habitat tan diferente a lo que suele ser habitual para sus especies.


No cabe duda de que estos no han venido volando, seguramente son aves que alguien ha soltado y se han instalado aquí, y se están reproduciendo con normalidad, concretamente la hembra de pardillo la estuvimos viendo coger los restos de ese nido para llevarlos al que estaba construyendo.

Lo que si está claro es de donde han salido estas dos especies que vienen a continuación.


Se trata de especies exóticas escapadas de zoológicos, como es el caso de las cotorras argentinas (Myopsitta monachus) y de los ibis sagrados (Threskiornis aethiopicus) de Morro Jable, que han colonizado los palmerales que hay en la zona.



En la entrada de Morro Jable hay parque zoológico del que se han escapado (o han dejado escapar) estas dos especies y han colonizado el palmeral que le rodea. Aunque el espacio es pequeño reúne todas las condiciones para que estas aves se encuentren como en su ambiente natural. Los nidos de las cotorras son visibles en lo alto de las palmeras, pues son bastante voluminosos, y no digamos los de los Ibis que aunque no llegan a tener el volumen de los de nuestras cigüeñas se parecen bastante. 


En este nido de Ibis sagrados habían anidado dos hembras y tenían dos polluelos cada una. Esta foto la sacamos el primer día que llegamos, y como pasábamos a menudo por allí pudimos ver como iban creciendo y en 15 días eran casi tan grades como los padres.


No se si estas colonizaciones son perjudiciales o no, lo cierto es que resulta llamativo pasear por esa ciudad y ver los bandos de cotorras haciendo carreras, como ocurre con los vencejos en donde vivimos.


También vimos comiendo por los jardines este otro Ibis apellidado hadada (Bostrychia hagedash) un poco más pequeño que el Ibis sagrado pero igual de llamativo y yo creo que un poco mas agraciado. Ambos son africanos pero de zonas más húmedas.


Hace dos años vimos también a otro pariente de las cigüeñas al menos físicamente, ya que desde lejos nos engaño, pero éste no era un evadido, según nos contaron llevaba viniendo varios años a la playa de Risco del Paso entre Morro Jable y Costa Calma. Se dejaba acercar, aunque éste no pedía comida. Pensamos que simplemente venía a quedarse unos días como el resto de los turistas, era un tántalo africano (Mycteria ibis)


Otro fugado que lleva viviendo al menos dos años en el mismo hotel en el que estamos nosotros, es algo más pequeño que un mirlo, tiene un piar bastante fuerte y mantiene el canto como 15 segundos. Posiblemente se fugase del zoológico que hay en La Lajita, a solo 3 Kms del hotel. Su nombre es Bulbul cafer.

Dentro de la categoría de acuáticas englobaré todas las que hemos visto incluidas las aves migratorias que hacen escala en la Isla y este año, en que tuvimos un temporal bastante fuerte parecía talmente que estaba al lado mi casa en León ya que por las zonas donde había agua estaban las mismas aves que tengo en las lagunas próximas a donde vivo: cigüeñuelas, correlimos, garzas, vuelvepiedras, garcillas, garcetas, zarapitos, chorlitejos, andarríos, fochas ………… incluso gansos, ya que debieron de barruntar el temporal y tomaron tierra a la espera de que pasase. Aquí van unas cuantas fotos.



Gaviota patiamarilla (Larus michahellis) abunda en todo el litoral y como todas la gaviotas en los vertederos y zonas donde hay basura. La foto está hecha en el norte de la Isla, en el Faro de Tostón sobre los restos de un naufragio.



Tarro canelo (Tadorna ferruginea) es un pato bastante grande, es mayor que los azulones y es bastante común verlo por el interior de la Isla en las lagunas que suelen tener agua. La foto está hecha en el humedal de la Rosa de Catalina García, entre Teguise y Gran Tarajal.



Garcilla bueyera (Bubulcus ibis) también era común verla por los alrededores de Morro Jable, aunque las vimos por toda la Isla.



Garceta común (Egretta garzetta) vimos varias y por varias zonas de la Isla. La de la foto estaba en el barranco que sale al pueblo de Los Molinos.


Vuelvepiedras común o rojizo (Arenaria interpres) estuvieron presentes por toda la costa desde unos días antes del temporal, después ya no vimos tantos. La foto está hecha en la misma playa de Tarajalejo, delante del hotel.


Andarríos chico (Actitis hypoleucos) y Chorlitejo chico (Charadrius dubius) andaban mezclados con los vuelvepiedras, también antes del temporal. Las fotos están tomadas en las playas alrededor de Tarajalejo.



Zarapito trinador (Numenius phaeopus) fotografiado en Los Molinos a la salida del riachuelo en la playa



Nada menos que un grupo de gansos comunes (Anser anser) Estábamos paseando por la playa de noche y de repente les vimos. No me podía creer que estuviesen tan lejos de sus rutas, posiblemente el temporal les desvió y "atracaron" aquí. Como estábamos cerca del hotel, me fui a por la cámara y el flash y aquí está la prueba de que hay gansos en Fuerteventura.


Una imagen más, no se si inédita, de un ganso en una playa de arena negra

Hasta aquí está primera parte del reportaje del viaje de este año 2013 a esta Reserva de la Biosfera. Nos quedan aún muchas fotos de insectos, crustáceos y sobre todo paisajes y construcciones típicas de la Isla que subiremos más adelante, así que.......... Continuará.........



5 comentarios:

  1. victor eres todo un artistazo y Mary como modelo no tiene precio. un beso

    ResponderEliminar
  2. El pájaro del cual desconoces su nombre es un Bulbul ventirrojo, una especie catalogada como invasora. Saludos desde Fuerteventura

    ResponderEliminar
  3. Los gansos son de unas personas que tienen un restaurante cerca. Cuando eran pequeños los cuidaron para que no se los comieran las gaviotas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No creo que hablemos de los mismos gansos, estos salieron volando mar adentro

      Eliminar